Hay muchas cosas que se pueden hacer para preparar un examen de inglés, y no solo hablo de los exámenes de Cambridge: me refiero a cualquier tipo de examen, incluidos los de la Escuela Oficial de Idiomas o los de la universidad. Como profesor de inglés (¡y cada vez con más años de experiencia!) siempre noto la diferencia entre los alumnos que, además de asistir a las clases en la academia de inglés y hacer en ella los ejercicios del libro, realizan las actividades extras en casa y los que no. Así, por ejemplo, quienes hacen el esfuerzo de leer fuera del ámbito del aula suelen tener mejor y más amplio vocabulario y muestran más flexibilidad y precisión en el uso de estructuras gramaticales como la voz pasiva y los tiempos verbales. Adquieren esta habilidad y fluidez, simplemente, porque están acostumbrados a ver palabras, frases, estructuras y tiempos verbales en un contexto natural en inglés. Una de las prácticas habituales que realizamos en Wordplay, por ello, es la entrega gratuita a nuestros alumnos de libros y revistas en inglés, para facilitar esta productiva práctica.

Recomiendo a los candidatos de los exámenes oficiales leer distintos tipos de textos, alternando entre artículos de noticias, revistas, novelas y otros muchos, porque cada uno de ellos tiene sus particularidades del lenguaje. Mucha gente lee exclusivamente un único tipo de texto —como pueden ser las revistas relacionadas con su trabajo— y por eso, aunque tienen un vocabulario y una gramática muy buena en relación a este tema, su lenguaje en inglés suele ser unidimensional.

Hoy en día, gracias a internet, es muy fácil encontrar todo tipo de textos. Como británico, obviamente, recomiendo el portal de noticias de la BBC para conocer y entender el inglés en un entorno nativo; y como profesor de inglés lo recomiendo porque permite al alumno elegir el tipo de noticia que desea leer según el género: negocios, ciencia, tecnología, etc. Los artículos de este portal suelen ser relativamente cortos, lo que significa que aunque solo puedas dedicar unos minutos al día a practicar tu inglés podrás leer un artículo completo. Además, la BBC tiene una sección dedicada al aprendizaje del idioma inglés que puede ser valiosa.

Otro sitio web muy interesante es el de National Geographic, cuyos artículos —que a mí me parecen fascinantes— suelen hablar sobre ciencia y naturaleza, si bien los hay también de otros temas generales. En esta web encuentro una parte de mi inspiración para dotar de contenidos las clases de inglés para niños de WordPlay, muchas de cuyas actividades giran alrededor de la ciencia, la naturaleza y el espacio entre otros temas.

Respecto al tiempo empleado en la lectura en inglés, creo que es mejor pasar diez minutos centrándose muy bien en el trabajo que una hora en la que, al acabar, puedes sentirte frustrado y aburrido. ¡Seguro que sacas un beneficio mayor de tu aprendizaje con menos tiempo!, siempre y cuando el enfoque sea el adecuado.

Tampoco es necesario leer novelas enteras, incluso puede ser contraproducente marcarse objetivos demasiado ambiciosos. Si no disfrutas haciendo estos trabajos extras terminarás cansándote y quizás llegues a abandonar tu aprendizaje del inglés. Si te pones un reto realista conseguirás alcanzarlo y, por ello, te plantearás uno nuevo. A modo de ejemplo: si tienes un libro en inglés, es mejor leer una página analizando y detallando las estructuras y el uso del lenguaje que se aplican en él que leerlo todo sin disfrutarlo. Los estudiantes de un nivel bajo pueden escoger un Reader ajustado a su nivel; en el caso de los estudiantes de nivel medio, mi consejo es leer un bestseller del   tipo de John Grisham, los cuales suelen ser más o menos fáciles; si tu nivel es alto, ¡elige el tipo de libro que más te guste! ¡Recuerda que el objetivo es impulsar tu dominio del inglés, no sufrir!

Mi último consejo para disfrutar de una lectura en inglés amena, práctica y productiva, es interactuar con el texto de algún modo. Sugiero, simplemente, rodear con lápiz las palabras, frases y estructuras que te llamen la atención dentro del texto, identificar nuevos usos de palabras que conoces, frases que reconoces por su similitud al español, etcétera. ¡No te empeñes en buscar todas las palabras desconocidas en el diccionario, o terminarás leyendo el diccionario en vez del libro! Siempre van a aparecer palabras que no forman parte de tu vocabulario; lo principal es desarrollar la habilidad de identificar el significado de cada palabra a través del contexto, lo cual te ayudará a entender cómo y por qué hay que usarla de ese modo.

Estos aspectos son, en conjunto, las que marcan la diferencia entre el que se defiende en inglés y quien realmente puede expresarse y comunicarse en esta lengua.