Como profesor de inglés muchos padres me preguntan si es perjudicial para los niños que sus padres (no nativos)  hablen en inglés con ellos en casa. A los padres les preocupa que al no tener un nivel alto del idioma inglés, ni una pronunciación correcta y un vocabulario escaso,  esto pueda perjudicar el aprendizaje de los niños.

Como profesor, puedo decirles que esa práctica ayudará al niño a ganar fluidez conversacional y vocabulario, en casa yo hablo con mis hijos siempre en mi idioma nativo (el inglés), tengo la ventaja de que soy ingles pero aun así, como hablo con mi acento típico londinense, ellos también hablan así ¡y aunque es un inglés muy natural también han cogido unas “malas” costumbres de mi parte!

Entonces, por un lado puede ser cierto que enseñéis a tus hijos unas malas “costumbres o prácticas idiomáticas incorrectas” pero si les ayudas a mejorar la fluidez y el vocabulario pienso que puede ser un gran beneficio para ellos; también depende mucho del nivel que tienen los padres y aunque no es necesario tener un inglés perfecto hay que ser honesto consigo mismo y solo hablar con los niños si sabes que controlas más o menos bien el idioma y que, después de sumar los pros y las contras, ellos van a tener más beneficios que daños en el resultado. Otro aspecto muy importante es la pronunciación en el inglés,  como todos sabemos es uno de los temas más problemáticas del aprendizaje del inglés, pero hay que diferenciar entre lo que es una mala pronunciación y un acento. Cuando hablas en otro idioma siempre vas a tener rasgos del acento tu lengua materna pero esto no quiere decir que pronuncies mal.

Es necesario para el aprendizaje del idioma inglés en un niño, que la práctica de  hablar con el pequeño en inglés forme parte de un conjunto de actividades, de las cuales las más comunes pueden ser,  ver televisión en inglés, leer libros en inglés, cantar canciones en inglés o recibir clases en una buena academia de inglés como WordPlay (en Zaragoza), ya que lo aconsejable es que estén expuestos regularmente al idioma, de esta manera el hablar con tu hijo o hija en inglés siempre resultará beneficioso, provechoso y agradable para ti y el niño y no se convertirá en un “deber” más para hacer en casa.