El día del “Pancake” (Tortitas o Crepe), es una de las tradiciones británicas más populares del país y tiene su origen en una costumbre Cristiana, cuando en las iglesias hacían sonar las campanas para llamar a los feligreses a la confesión y dar inicio al tiempo de la cuaresma. Es así como inicialmente esta fecha fue llamada  La campanada del “pancake”.

La historia dice que la Cuaresma, es un tiempo de ayuno para los cristianos y por eso mismo debían vaciar sus despensas ya que era la última oportunidad para usar los huevos y grasas antes de empezar el periodo de ayuno de la Cuaresma.

En la actualidad este día es fijado 47 días antes del domingo de Pascua, coincidiendo con el día anterior al  miércoles de ceniza.  Este día (el martes de Carnaval) va cambiando pero puede ir entre el 3 de febrero y el 9 de marzo.

En algunas partes del Reino unido este día se celebra con una carrera cuya historia se remonta al año 1445 cuando una mujer de localidad de Olney escucho las campanas de la iglesia cuando preparaba “pancake” y salió corriendo con su sartén y su delantal hasta la iglesia, desde entonces la localidad de Olney es muy famosa por esta carrera Olney Pancake Race, en ella los competidores son amas de casa locales y deben ir lanzando los pancakes al aire mientras corren.

Mira el vídeo de una carrera en  Olney  – Buckinghamshire.

 

En los libros de cocina, la receta de los Pancakes se remonta desde el año 1439, estas delgadas tortitas fritas en la sartén se aderezan con mermelada o jugo de limón y azúcar.

Olney_ Pancake_Race_Zaragoza

Este año desde WordPlay te invitamos a celebrar esta tradición británica del “Pancake Day” y a disfrutar.

 

Receta de Pancake (8 raciones) : 225 g de harina, 2 huevos grandes,  560 ml de leche y una pizca de sal

Mezclar todo y batir. Dejar reposar durante 30 minutos. Calentar un poco de aceite en un sartén plano y verter suficiente mezcla para cubrir la base del mismo.

Dejar cocer hasta que la base de la tortita se ha dorado. A continuación, agitar la sartén para aflojar y dar la vuelta a la crepe para cocinar el otro lado.