El inglés está de moda. Dominar este idioma resulta fashion y muy chic. Y no solo porque es el más hablado del mundo —más de una cuarta parte de los habitantes del planeta—, ni por su flexibilidad ni sus ventajas prácticas. Hay algo más en él, un intangible emocional percibido por la mayoría, que lo convierte en especialmente seductor y omnipresente en la realidad cultural imperante.

Pero, ¿cuáles son los atributos distintivos de lo cool? En primer lugar, una originalidad, un estilo propio y una percepción artística diferenciada. Además, inspira una cierta transgresión cultural, posee un alto poder icónico o un reconocimiento inmediato y aporta un nuevo legado cultural. Es cierto que puede resultar cuestionable aplicar esta etiqueta —más propia de artistas y creadores— a una lengua, pero de lo que no cabe duda es de que el inglés se está infiltrando en la realidad social y cultural mundial, colonizando espacios de los usos lingüísticos nacionales y estimulando su empleo en una generación de hablantes transcultural y global.

Ya hemos hablado en artículos anteriores de cómo la música, el cine y la televisión han contribuido a convertir el inglés en el principal idioma del mundo. Los estribillos, los títulos, las frases hechas de las películas y las series de éxito y los eslóganes en este idioma inundan el hablar cotidiano de los prescriptores de lo cool —esta misma palabra es un ejemplo evidente—, en su mayoría jóvenes, activos e influencers diversos.

Pero no solo estos ámbitos influyen en la expansión del inglés entre los ciudadanos del mundo. La tecnología, sobre todo internet y las redes sociales, están contribuyendo también, exponencialmente, en esta dirección: smartphone, tablet, link, youtuber, click, community manager o selfie son términos de procedencia inglesa que cualquier persona fashion ha incorporado a su habla de un modo natural.

Y, hablando de la moda, también ella, impulsora de tendencias por excelencia, supone un sobresaliente caldo de cultivo para la expansión idiomática anglosajona. En español, utilizamos habitualmente palabras como blazer, estilo boho chic, folk, bomber, clutch, denim, low cost, navy, outfit, peep toe, print o street style, entre otras. Y, sin duda, su empleo está rodeado de un plus de sofisticación cultural, diferencial y valorable, que no poseen sus alternativas españolizadas. Así, no parece lo mismo lucir un clutch en una gala vip que acudir con un pequeño bolso de mano en un evento importante. ¿A que no?

La publicidad siempre ha utilizado este recurso, la aplicación de neologismos procedentes de lenguas extranjeras, para diferenciar y potenciar personalidades individualizadas de productos. Solo así se entiende la proliferación de artículos light, por citar solo una referencia plenamente establecida. El entorno del marketing y la comunicación corporativa es uno de los más prolíficos y exigentes al apoyarse en el inglés, quizá porque sus investigaciones y avances en estas materias suelen tener esta denominación de origen. No tienes nada que hacer en este entorno si no sabes lo que es el target, el branding, el naming, el core business, el empowerment, el engagement, un lead, el market share, el merchandising, la publicity o una campaña teaser.

Asimismo el deporte, a lo largo de la historia, ha sido un difusor muy eficaz de términos en inglés. El deporte rey, el fútbol —término mucho más extendido y estimulante que su alternativa nacional: el balompié— lleva este sello en su denominación y en muchos de sus términos frecuentes: el offside, el killer del área, el mister o el coach son espléndidas muestras de esta realidad lingüística, extensible también a numerosas disciplinas deportivas.

Como ves, lo dominemos o no, el inglés está presente en nuestra vida a través de la ciencia, la tecnología, la moda, la música, el deporte, el marketing, el cine y la televisión. Se asocia a la novedad, la actualidad y lo distinto. No solo es el idioma más hablado del planeta, también es una tendencia cultural en nuestra sociedad globalizada.

Por eso, en WordPlay ponemos a tu alcance un enfoque ameno, práctico y solvente para aprender inglés en un ambiente amable, cercano y muy estimulante. Mediante clases divertidas y con el apoyo de profesores nativos con una gran experiencia.

Si te gusto este articulo, mira este vídeo con algunas expresiones y frases cotidianas en inglés.