He nacido en Londres y por eso, quizás, no soy la persona más objetiva del mundo para hablar de mi ciudad, si bien puedo decir con certeza que Londres es una de las mejores ciudades que pueden visitar los fans del arte, ya que cuenta con numerosos museos dedicados a las distintas escuelas y estilos de la pintura y la escultura. Esto es un hecho, no solo una opinión subjetiva de un londinense al que le interesa muchísimo el arte.

Para los amantes del arte clásico es una visita obligada el National Gallery, situado en la plaza Trafalgar Square, un museo en el que podrán encontrar más que 2.300 obras de muchos y variados artistas, tan importantes como Leonardo Da Vinci o Vincent Van Gogh. Se trata, además, de una visita completamente gratuita. A solo unos pasos de este Museo nos encontramos con el National Portrait Gallery que presenta, como bien indica su nombre, retratos de la gente ilustre, influyente y famosa a lo largo de los años. En este recinto podrás disfruta de numerosos y diversos estilos artísticos, disfrutando de un interesante collage que, desde la perspectiva del arte, permite profundizar en la historia y la sociedad, viendo los personajes que el pueblo británico ha considerado importantes en cada época.

Sí el arte clásico no es lo tuyo y prefieres el Modernismo, hay varios museos londinenses que te interesarán. El primero en mi lista de museos recomendados es el famoso Tate Modern, el cual nació de la necesidad del Tate para tener más espacio y poder exhibir gran cantidad de obras que hasta entonces estaban desaprovechadas escondidas en el sótano de este museo. El resultado es un museo que se ha convertido en referencia mundial del modernismo. Merece su fama por muchos motivos, en primer lugar por sus atractivas instalaciones: así, por ejemplo al entrar en ellas enseguida se encuentra The Turbine Hall, un espacio impactante por sus amplias dimensiones que ofrece exposiciones temporales de impacto. Otro aspecto de interés es su innovador concepto de exponer las obras según el tema de la obra y no por la escuela ni la época a las que pertenecen, de manera que cualquiera puede hacer un recorrido sobre un objeto y ver como varios artistas muy distintos lo han interpretado. Se trata, sin duda, de un museo magnifico que mejorará, si lo incluyes en tu recorrido, cualquier visita a Londres que realices.

Aunque hoy en día el Tate Modern ha cobrado enorme importancia, su museo madre es el Tate Britain, dedicado al arte británico desde el año 1500. En la actualidad tiene mucho que ofrecer a los amantes del arte; su colección permanente tiene salas dedicadas a artistas como Tracey Emin —la creadora de la polémica My Bed— y el primer viernes de cada mes ofrece Late at the Tate, un programa diseñado para atraer una audiencia más joven, que incluye música en vivo y performances. Como muchos museos en Londres la entrada es gratis, únicamente hay que pagar para acceder a las exposiciones temporales.

Hay muchos más museos de arte en Londres, los cuales os mostraré en futuros artículos. Porque se trata de una cuestión muy personal para mí, me encanta el arte y la calidad y el nivel de los museos que hay en Londres es una de las muchas cosas que me hacen estar tan orgulloso de mi ciudad natal.