Los Scotch Eggs son uno de los platos más típicos de la comida inglesa y uno de mis favoritos, especialmente cuando forman parte de un picnic con ensalada y queso. También resultan muy interesantes si están acompañados por Branston Pickle, una salsa típica de Inglaterra compuesta por un encurtido de diversos vegetales
—como la zanahoria, la cebolla, la coliflor y el pepinillo—, la cual posee un sabor intenso y puede adquirirse en cualquier supermercado del Reino Unido.

Los británicos no tenemos la costumbre de preparar los Scotch Eggs en casa, porque se pueden adquirir en los supermercados que venden comida fresca para ser consumida en dos o tres días. Sin embargo, los Scotch Eggs son un delicioso plato inglés muy fácil de preparar, así como una magnifica opción para realizar en casa con los niños o, como hemos hecho ya en alguna ocasión, en nuestras colonias urbanas de verano para niños, en las cuales los peques realizan una doble inmersión lingüística en inglés: conversan todo el tiempo en inglés con profesores nativos y se acercan a la cultura británica a través de sus costumbres.

Aquí os dejo la receta para aquellos amantes de la cocina que deséis ampliar vuestros horizontes a la gastronomía británica.

Los ingredientes son:

  • 4 huevos grandes,
  • 275 g de carne de cerdo molido,
  • tomillo fresco, al gusto,
  • perejil fresco, al gusto,
  • 1 ajo tierno, finamente picado,
  • sal y pimienta molida,
  • 125 g de harina de trigo, sazonada con sal y pimienta molida,
  • 1 huevo grande batido,
  • 125 g migas de pan,
  • abundante aceite de girasol, para freír.

La preparación es la siguiente

  1. Mete los 4 huevos en una olla de agua fría con una pizca de sal y sube la temperatura hasta que el agua hierva; a continuación, baja la temperatura un poco y déjalo a fuego lento durante 9 minutos (hasta que veas los huevos cocidos).
  2. Escurre los huevos, enfríalos debajo de agua fría y pélalos.
  3. Mezcla a tu gusto la carne molida con el tomillo, el perejil, la sal y la pimienta. (Personalmente, cuando llega el momento de añadir hierbas y especias a una receta suelo salirme un poco de las instrucciones y me tomo la libertad de añadir las que creo que mejorarán el plato. Así, en este punto me gusta añadir un poco de romero fresco. También suelo poner un huevo batido a la carne para mejorar la consistencia de la mezcla y facilitar la forma deseada).
  4. Divide la mezcla en 4 trozos iguales sobre una superficie limpia cubierta en harina, para que no se pegue. Después, aplana la mezcla de la carne en forma de óvalo de unos 12,5 cm por 7,5 cm.
  5. Mete los huevos duros en la harina sazonada para cubrirlos.
  6. Pon cada huevo en el centro del óvalo de la mezcla de carne y pon cuidado en moldearlo para que el huevo quede completa y uniformemente cubierto.
  7. Mete cada huevo (ya cubierto en la mezcla de carne) en el huevo batido hasta cubrirlo por completo, y mételo a continuación en las migas de pan. Repite el proceso hasta que quede totalmente cubierto.
  8. Calienta el aceite en una freidora hasta que esté al punto (la idea es que al introducir una miga de pan se ponga dorada). Ten cuidado de no calentarlo demasiado.
  9. Luego, con cuidado, mete cada huevo en el aceite y déjalo freír durante 8-10 minutos hasta que se ponga dorado y la mezcla de carne esté completamente cocinada.
  10. Sácalos despacio y dejarlos secar encima de un trozo de papel de cocina.
  11. Sírvelos en frío.

Estoy seguro de que vas a disfrutar de este plato tanto al prepararlo como al degustarlo. Si quieres encontrar esta receta en inglés, pincha en el enlace.

¡Buen provecho!